Mi luna en Sagitario

Muchos días sin postear. Es que ando sumergida en mi mundo interno buscando algunas respuestas. Aun no han aparecido pero si he descubierto un par de cosas interesantes  sobre mi.

Dicen que las personas con luna en sagitario somos almas libres. Que no nos gusta sentirnos acorraladas por personas ni situaciones y que no tenemos miedo a enfrentar desafíos ni a emprender cosas nuevas. Y, si bien es cierto, que siempre fui una personas estructurada e incluso algo temerosa a salirme de mis limites conocidos, entiendo en lo profundo de mi que es así. Que la precaución tendrá que ver con otras cosas o vivencias y si se quiere, “astrológicamente  hablando”, a mi ascendente en capricornio.
Claramente, no abrí este blog para hablar astrología, la que considero una herramienta de vida maravillosa pero  a la que solo soy aficionada y solo conozco aspectos que tengan que ver con mi carta. Entonces, que tiene que ver este blog con la astrologia? Le puse este nombre, “Algo más que mi luna en sagitario” para hablar de las cosas que amo (la luna) y a mi manera de amar (en libertad). Dicen que la libertad es la forma más refinada de amar, y es lo que quiero transmitir.
Lo que me llevo a escribir en primera instancia fue esa necesidad de liberación. Liberación de mis propias angustias, de mis propios demonios. De viejos amores, porque las malas experiencias dejan ese sabor tan duro que pensamos que no queremos salir nuevamente al mundo. Pero si, se sale, y a veces también me da por contar de esas experiencias.
Hoy me siento bastante más libre, aunque siempre van apareciendo nuevos demonios con los que hay que lidiar. Aunque no me tomo el tiempo que quisiera para reflexionar, escribir y disfrutar, creo que es bastante provechoso, porque los foros y los blogs son lugares libres, que te permiten disfrutar de lo que otros escriben, y se llega a conectar con personas maravillosas. Con ideas y talentos increíbles que te hacen salirte de tu escritorio y transitar por lugares impensados.
Eso me genera este espacio, aunque recién empiezo y el mio tiene poco contenido, pero esa “cosquillita” en el pecho cuando siento que el corazón empieza a latir más y más fuerte, es insuperable.
Y de paso les cuento; estoy en procesos de comenzar a estudiar literatura,  que también me hace muchísima ilusión. Porque quizás algún día además de subir pensamientos pueda subir algo bien interesante.
Feliz comienzo de primavera mañana, para los que estamos en hemisferio sur. Y los que no, a disfrutar igualmente que el frío también tiene su encanto.
Anuncios

Soledad

Hay personas que disfrutan de la soledad;

La soledad no tan sola de convivir con uno mismo.

La soledad de conocerse.

La soledad de consentirse.

La soledad de amarse, porque eso también tiene su encanto.

Y luego tenemos a quienes que, más que amar la soledad, simplemente odian la compañía;

Quienes no saben compartir, ni disfrutar de la compañía de una amistad duradera.

Quienes tienen dificultades para establecer amistades duraderas o reales.

Es que también está de moda eso del ser social, de compartir experiencias y demás. Pero nadie te enseña de chiquito a como hacerlo. Si solo aprendiste de tus padres a que importas vos y nadie más. Que las amistades son una distracción a tus obligaciones y que no necesitas a nadie para sobresalir en la vida.

Y siempre los viste encerrados, sin hacer actividades al aire libre, sin hablar con extraños, criticando a los demás por ser diferentes o por desaprovechar su vida divirtiéndose. Seguir leyendo Soledad

Noches

Por qué las noches son tan duras cuando estás sola?

Que nadie me diga en este momento qué hay que aprender a estar solos. A disfrutar de uno mismo, a quererse sin ruido.

Sisi. Estoy en contra de mi misma y de todo lo que siempre digo.

Es que en serio. Es de noche y es invierno. Y está muy bien todo lo de la auto superación pero que lindo estar estar “bien” con alguien. Con alguien especial, por supuesto.

Que ese alguien no sea un cualquiera. Jamás. De eso no me retracto.

Pero bueno volviendo a lo de las noches frías…

Que dicen?? No aman el amor y la cursilería? Un poco no hace mal. Y siempre hay para todos.

Hoy brindo por menos noches solitarias y más cosquillitas en la panza 💐

Dejar ir

Pero qué título trillado tenemos por aquí!

Bueno, es que se trata de eso lo que quiero escribir hoy. Que culpa tiene el titulo de que las personas no aprendan nada de él, y mientras haya desamor habrá que aprender a dejar ir.

Esto viene a un comentario que leí de un amigo por Facebook. Estuvo en medio de una relación cerca de 1 año. Una de esas relaciones conflictivas donde hay peleas todos los días, celos, discordia y gustos diferentes. De esas relaciones que especialmente yo, conozco de cerca.

Cuando nuestros amigos comienzan a hacernos preguntas sobre por qué insistir en hacer que funcione o Por qué forzar cada cosa para que suceda, es claro o no tanto, que no estamos viendo la realidad de cómo son las cosas. Y por lo general es que no queremos ver.

Las ansias de amar y de ser correspondidos . Esa necesidad de amor que tenemos en lo más profundo del corazón y duele tanto. Ese miedo de lidiar con nuestros “asuntos” hace que cometamos locuras, como por ejemplo darle cabida al primero que nos sonría. Y mira que el Guason siempre sonreía.

Y qué pasa cuando cometemos tantas tonterías con una misma persona? Y sí. Terminamos con una relación disfuncional, obsesiva, por interés (de ambos) tóxica o hasta enfermiza.

Es porque nos enredamos con personas que no están a la altura de nuestras exigencias emocionales. Y no quiere decir que sean malas personas. Lo que quiere decir es que están en distintos niveles. Tu probablemente quieres encontrar al príncipe azul y vivir feliz por siempre, el quizás quiera comprarse el mejor automóvil de su vida y por qué no, tener a alguien “bonito” en el asiento del acompañante. Se entiende la diferencia?

Los distintos niveles emocionales están dados porque también hay distintos deseos. Algunos que de satisfacción inmediata y otros en los que es necesario hacer el trabajo duro para conseguirlos. Son deseos del alma, que no se satisfacen comprando zapatos, yendo a fiestas ni saliendo con 3 tipos a la vez.

Pero esa necesidad de ser amados nos lleva a terminar con personas que aún no han hecho ese trabajo. Y saben por qué? Porqué tampoco lo hemos hecho nosotros. Y si, desear algo importante y duradero aunque sea un deseo del alma no nos va a llevar a conseguirlo. Debemos trabajar. Cómo? Meditando, dándonos tiempo, permitiéndonos extrañar sin desesperarnos. Haciéndonos preguntas;

– Por qué estoy con una persona tan diferente a mi? Con gustos, proyectos, ideas. Diferentes? Pero que ni si siquiera nos ponemos de acuerdo en que película ver en el cine.

– Por qué cada vez que salgo de una relación me meto inmediatamente en una nueva?

– Por qué permito que me hablen de esa manera?

– Por qué siempre hacemos lo que la otra persona quiere? Qué hay de lo que yo quiero?

-Por qué estoy sumergida en un mar de deudas y dudas!?

-Por qué siempre soy yo quien tiene que dar? Es que me encanta hacer feliz al otro, pero… y yo? No merezco recibir un poco de todo lo que doy?

Bueno son solo ejemplos, cada quien sabe que pregunta debe hacerse. Y déjenme decirles que esto se aplica a todos los ámbitos de la vida.

Y es que si están leyendo esto es porque ya se les ha presentado el problema y seguramente están buscando respuestas.

Luego de responder este tipo de preguntas y con total honestidad, ya no hay mucho más que hacer. Hay que tomar la decisión. Es decir, no puede ser que luego de ver dónde estás metido no hagas nada por salir de allí. Moverse de ese lugar tan incomodo de sufrimiento en que no pueden olvidar, no pueden dejar ir a esa persona que las hizo tan …. feliz ? Están seguros?

Piensen que mientras siguen en esa posición, se pierden la oportunidad de estar en una relación mejor?. Pero ojo! Que no estoy hablando de que un clavo saca otro clavo. Estoy hablando en serio. Por estar metidos allí no logran ver que podrían estar teniendo la mejor relación de sus vidas (con ustedes mismos).

Porque ya lo vengo diciendo en otros post. La mejor relación es la que se tiene con uno mismo. El mejor amor del mundo es el amor propio. Por olvidarte de esto es que te metiste en ese mundo de sufrimiento.

Y que no todas las relaciones en las que no se puede olvidar al otro son malas, no. Pero si no ha sido, y si el otro tomo la decisión, hay que tomar ese amor propio y hacerlo valer. Dejarlo ir, hacer espacio. Porque tú también mereces algo mejor.

Hay que tratar de no buscar excusas, y encontrar ese patrón psicólogo que nos puso en ese lugar. Miedo a la soledad tal vez? Algún asunto no resuelto de la niñez? Haber crecido en el seno de una familia complicada? O creciste solo y tuviste que hacerte cargo de tus hermanos y ahora piensas que debes ser el superhéroe de la relación en que estés ? Pues no! Nada de lo que haya ocurrido en el pasado, ningún dolor con el que tengas que lidiar tiene el derecho de acabar con el amor propio. Ese debe ser más fuerte que todo eso, debes resucitarlo si fuera necesario. Pero sólo el té ayudará a decir adiós.

La esperanza no debe convertirse en; un día alguien me dejará amarlo. La esperanza debe convertirse en que algún día encontrarás a alguien que te valore como lo mereces y esté dispuesto a dar y a resignar cosas por ti al igual que tu por el. Solo en la igualdad se puede lograr una relación satisfactoria que puede tener potencial. En qué cada uno de y reciba por igual.

Dejar ir es empezar de nuevo, con uno mismo. Recomponerse primero para dar y darse amor. Porque no se puede dar lo que no se tiene. Y porque hay mil maneras de hacerlo. Solo piensa en cosas que te hacen o hacían feliz. Cosas simples, actividades del día a día. Dar un paseo, salir con amigos. Un baño de burbujas relajante. Cualquier cosa que te haga darte cuenta que también eres importante sirve para comenzar. Y a tener tranquilidad, que el tiempo todo lo cura y para sobrevivir en el tiempo debes estar bien internamente. Cuando aprendamos a estar “solos” y satisfechos con nosotros mismos es que comenzará el nuevo viaje.

(Foto de una de mis pinturas)

Ser escritor

He estado leyendo curiosidades, tips, consejos y bla bla sobre gente que según dice quiere ser escritor. Dicen que Quiere escribir supongo, si eso hacen. De hecho, escriben. Pero me pregunto y sin ánimo de ofender nadie, por qué escriben lo que escriben.

Todos esos típs con los que tratan de mostrar la “cruda realidad” de un escritor o proyecto de escritor parece que estuvieran mostrando todas sus miserias y todo lo negativo que cualquier profesión u oficio pudiera tener. Seguir leyendo Ser escritor

PIDO

¿Cómo se transforman sentimientos desagradables en bellas palabras?

¿Cómo hacemos para transformarnos ante la oscuridad?

¿Cómo nos convertirnos en poesia?

Ni escribiendo mil palabras por día lograría vivir enamorada.
¿Cómo lograr enamorar a otros sin quedar en el olvido? Es un trabajo inmenso, buscar la inspiración en la felicidad.
¿Es que el artista vive de la melancolía, se expresa y nutre de las desventajas de la vida?

Que cada día se transforme en uno nuevo y no en sufrimiento.
Que cada día sea una palabra sin cualidad de buena o mala.
Que cada día sea una inspiración para el siguiente.
Que el arte sea arte y que sean mis prejuicios lo que queden en el olvido.

Lluvias de Abril

Hola a todos!

Escribo estas lineas para contarles algo más sobre mi y para compartir esta osadía que me resulta el día a día tratando de convertirme en escritora (uno de esos sueños que se me ha presentado ya de grande). Tengo 30 años, vivo en Buenos Aires. Por aquí hace algo de 3 semanas que no para de llover. Muchos aficionados a los textos dirán que no hay mejor oportunidad para leer, escribir e inspirarse como en un día lluvioso de otoño. No es precisamente mi caso.

Durante el día me paso 9 horas trabajando en una oficina, luego algunas días voy a la facultad. Llego bastante tarde por la noche y la verdad tan cansada que poco ánimo me queda para sentarme y tratar que la creatividad llegue. Lo cierto es que lo único que pienso cuando se acerca la noche es en acurrucarme con una buena serie, de esas españolas que están de moda.1523024326-LLUEVE-SOBRE-LA-CIUDAD

Y en estos días a pesar de mis horarios algo ajustados, ando buscando fuentes de inspiración. Acabo de comenzar una clase de dibujo y pintura, una de tantas asignaciones pendientes. Es difícil imaginarse como el arte y la escritura se complementan, sin embargo para mi son tan cercanos. Creo que se almacenan en el mismo lugar dentro de mi ser.

Y como acá las lluvias de abril parece que no tendrán un pronto fin, sigo pensando y pensando; He estado leyendo también sobre la escritura. Como comenzar a escribir, un libro por ejemplo. Y he llegado a la conclusión de que hay tantos métodos como autores. Desde escribir un blog o escribir primeros el titulo de cada capítulo hasta ilustrar la tapa y pegarlos por toda la habitación a modo de “inspiración”. La verdad que a mi eso no me inspira nada. Mas bien me agobia, pero en fin!, cada uno debería buscar un método que le siente bien. Y en esas estoy.

Algo que me esta funcionando es usar el blog de notas del teléfono celular y escribir cuando se me cruce una idea o una temática. Y así estoy acumulando cosas, supongo que en algún momento podré darles forma o hasta encontrar una temática que realmente me convenza y me lleve a realizar un trabajo completo. Por cierto, este blog sirve para algo parecido, aunque si ven mis primeras publicaciones eso fue mutando un poco.

Yo creo que lo importante es la perseverancia, algo tan difícil para mi. Ya se van a ir dando cuenta que soy una persona super ansiosa (llevo una clase de dibujo y ya quiero pintar como Monet). Lo mismo para escribir, por eso dudo si algún día existirá un libro de mi autoría.

Pero no quiero sonar negativa eh, así como siempre digo, me siento bastante fuerte internamente y bastante segura de mi misma. Es un punto a mi favor. y mientras siga el mal clima trataré de poner énfasis en esto que quiero hacer y compartir con ustedes, incluso algún dibujillo del que me sienta orgullosa jajaja.

Saludos!

#MilunaenSagitario

 

 

 

 

l

No quiero cortarme las venas

No quiero cortarme las venas.

Ni callar. No quiero ser víctima de mi misma. Aunque lo quiera negar, soy la única culpable de haberme convertido en esto que soy ahora.

Nadie más que yo se descuidó. Nadie más que yo dio tanto que olvido de guardarse algo para el invierno.

Nadie es más culpable que yo por cerrar los ojos cuando era todo tan claro.

Porque quise me engañaron. Porque quise me lastimaron. Porque permití hacer conmigo un trapo viejo.

Darme cuenta no fue fácil. Pero fue más fácil que tanto sometimiento.

Ahora que por fin puedo ver, se que ya no puedo culpar a otros. Como adulta que soy debo hacerme responsable.

Seguir leyendo No quiero cortarme las venas

¿adolescencia o adultez?

Que pasa cuando terminamos el colegio secundario y estamos en medio del abismo entre la niñez y la vida adulta?

Parece un poco trillado el tema, eterno pero tan vigente como complicado. ¿Sabemos que queremos hacer de nuestras vidas? ¿que es lo mejor para nosotros?

Muchas veces la respuesta es no, o pensamos que lo sabemos pero el tiempo se encarga de demostrarnos lo contrario. Y ni hablar de que los gustos y deseos también cambian. En mi experiencia personal, lo mejor es salir hacia el mundo laboral.

No importa si no es el trabajo de tus sueños y que quizás tengas que hacerlo en medio tiempo, en algún lugar de muy poca paga al principio. Pero no  hay nada mejor que el trabajo, como experiencia de vida.

El trabajo te da autonomía, independencia y crecimiento. Y no hablo solo de lo económico. EL trabajo dignifica y nos obliga a salir al mundo y enfrentarnos con tantas situaciones que antes ni habíamos imaginado. Es un desafío y un aprendizaje contante.

Seguir leyendo ¿adolescencia o adultez?

Que cosas me motivan

Te has preguntado alguna vez que cosas te motivan? Es decir, que cosas te hacen vibrar de emoción al  hacerlas? Muchas veces me he hecho esa pregunta, tratando de que mágicamente me venga la respuesta a la mente. Pero claro, esto no siempre sucede.

Mas de una vez me he encontrado perdida, mirando al horizonte tratando de descifrar cual es mi destino, mi propósito en esta vida. Creo que si no lo hiciera, no sería normal. Todos los seres humanos cuando llegamos a un punto de nuestras vidas nos hacemos esa pregunta. En mi caso particular esa pregunta comenzó alrededor de los 27/ 28 años (las astro-adictas deben estar estar diciendo; “y si… por el retorno de saturno!”) en fin… tenga que ver o no Saturno en esto, la cuestión es que no es una pregunta sencilla de responder. Y ni siquiera hoy… casi 3 años después eh logrado descifrar con certeza. Aun busco ese propósito, aun busco cosas que me motiven en la vida, aunque si creo que lo hago desde otro punto de vista…

Verán, a los “veintipico”, por ejemplo, pensaba que el chico del que me enamorara esta vez si sería  el “amor de mi vida” y empezaba a fantasear y armar toda una historia en mi cabeza de como sería mi futuro ahora que al fin ha sucedido. Desengaños que fueron y vinieron… creo que ahora si aprendí. Digo “creo” porque nunca se sabe las vueltas ni las sorpresas de la vida…Pero al menos hoy puedo pararme desde otro lado, con mucha mas firmeza. Y entender que los sueños solo son sueños a no ser que trabajes para cumplirlos. Y si hoy idealizo o imagino algo en mi cabeza, es con la conciencia de que debo moverme con mucho compromiso para que se realicen. Seguir leyendo Que cosas me motivan

He creado este espacio con la intención de que mis experiencias sirvan a todas esas personas que están atravesando por caminos similares y quizás sientan dudas, o penas, o alegrías. Lo importante es compartir vivencias, en busca de la felicidad, en búsqueda de la libertad. Porque este sitio no se trata de astrología sino de ser libres, de saber amar. De amar en libertad.